Internet.org, el caso panameño

by Digital Rights LAC on May 7, 2015

1473712809_fec55121f0_b

En el boletín de marzo se habló de cómo el zero rating afecta las posibilidades de competencia y los principios que defienden la neutralidad de la web, tomando como ejemplo desde las empresas proveedoras de internet que ofrecen planes de datos para ciertos servicios populares (entiéndase Facebook, Twitter y Whatsapp) hasta el último plan de Mark Zuckerberg, el cual consiste en ofrecer unas cuantas aplicaciones web de forma gratuita y que lamentablemente los medios insisten en anunciarlo de forma incorrecta como internet gratis. Me refiero a Internet.org.

Sobre este último ya se ha hablado suficiente. En Panamá, el Instituto Panameño de Derecho y Nuevas Tecnologías (IPANDETEC), del cual formo parte, empezamos una lucha para lograr que se revisen las políticas de este proyecto. Desde el primer día desmentimos cada una de las bondades que se le adjudican al mismo, al inicio con una recepción fría, pero que luego ha empezado a cobrar fuerza y cada vez con más panameños convencidos de que Internet.org no es bueno para la neutralidad de la web ni la libre competencia.

Lamentablemente, Panamá no tiene una gran historia en temas como gobernanza en Internet, temas con una temática de desarrollo social enfocados en la forma como se gestiona Internet. Esto complica la tarea de hacer llegar estos mensajes a una población, puesto que no suelen comprender completamente estos movimientos. Por otro lado, no existe ese componente social entre nuestros profesionales en el área de tecnologías de información. A pesar de esto existen excepciones, hay comunidades comprometidas con el desarrollo de una sociedad que se apoye en las TIC, pero sin abandonar nuestros derechos como ciudadanos.

Por lo expresado anteriormente, nos hemos encontrado con algunos obstáculos para hacer llegar el mensaje. Personas que nos han acusado de estar en contra de una Internet gratuita, cuando es todo lo contrario, pues nos parece positivo contar con un servicio con esta cualidad, pero que sea realmente neutral y motivada en llevar el desarrollo a nuestros pueblos más que en solo expandir un negocio.

Se nos ha tildado de criticar este proyecto sin ofrecer una alternativa, pero nosotros consideramos que ya la alternativa existe y es una solución con la que el pueblo panameño ya contaba desde hace varios años atrás y que con el tiempo, lamentablemente hemos restado su importancia. Me refiero a la Red Nacional Internet.

La Red Nacional Internet (RNI) también llamado “Internet para Todos”, es un proyecto que nace con la creación de la Ley 59 de 11 de agosto de 2008, con el cual el Gobierno Nacional creó la Junta Asesora de Servicio y Acceso Universal, el cual a su vez es gestionado por la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental (AIG).

Con la creación de esta junta, se impulsa el proyecto de Red Nacional Internet, cuyo objetivo es proveer de conexiones inalámbricas a lo largo y ancho del territorio nacional, de forma gratuita y sin privilegiar un contenido sobre otro, de forma que la sociedad pudiera beneficiarse del conocimiento que hoy día podemos encontrar en la web.

Este proyecto fue pensado para los estudiantes, quienes podrían hacer uso de esta red para realizar sus tareas escolares. Aunque también dando la posibilidad de que cualquier persona pudiera utilizar el recurso, hay que señalar que dicha red filtra cualquier contenido que pueda ser inapropiado para un público infantil, como contenido violento, pornografía y juegos de azar.

La inversión realizada es de aproximadamente 32 millones de dólares, incluye desde la creación de más de 1000 puntos de acceso a nivel nacional, hasta la mejora del servicio de Internet móvil en áreas rurales en colaboración con Cable & Wireless Panamá y Digicel Panamá, respaldando a aquellas comunidades que por su posición geográfica, no suponen grandes beneficios para las empresas de telefonía que operan actualmente.

El lector podrá pensar en estos momentos, ¿Como es posible que teniendo un proyecto tan importante y ambicioso se haya adoptado Internet.org en Panamá? Tiene mucha razón de pensar de esta forma, pues no existe una excusa para el abandono de nuestro propio proyecto que busca conectividad real a nuestra población.

Con el pasar de los años, aunque han existido casos de éxito, se han descuidado puntos de acceso, de forma que en algunos sitios solo existen las redes más no el servicio a internet (o este es demasiado lento) y esto una vez más no es justificable tomando en consideración la inversión realizada. A pesar de esto, consideramos que el gobierno actual debe retomar con seriedad el proyecto Red Nacional Internet en lugar de permitir tratos entre empresas los cuales están plagados de irregularidades.

Anteriormente se ha publicado que el trato entre Facebook, el Gobierno Nacional y Digicel Panamá (bastante irónico esto) se dio en completo secretismo, sin pasar por la aprobación de las entidades que ponen las reglas con respecto a la libre competencia, tampoco las demás empresas que ofrecen servicio de Internet móvil tenían conocimiento de lo que se estaba llevando a cabo hasta la visita de Mark Zuckerberg en plena Cumbre de las Américas.

Volvemos a tener otra irregularidad, ya que se utiliza este evento y todas las emociones positivas que lo acompañan, para hacer ver a Internet.org como algo beneficioso para nuestro país. Los medios se encargan de darle toda la visibilidad posible con lo cual se llega a tener un grado de aceptación casi total. Se utilizan frases como “Internet Gratis” o “Internet de los pobres”, se compara el mismo con el servicio de internet de pago ofrecido por las demás empresas, haciendo ver a Facebook como una organización benéfica; a su vez la población tiene la percepción de que las demás ISPs que operan localmente son egoístas, por no aliarse a la iniciativa de Zuckerberg (recordemos que ninguna otra ISP sabía sobre el proyecto).

A estas alturas, ya sabemos que Facebook no está haciendo caridad, está realizando un negocio que está matando las iniciativas sociales y educativas que buscan llevar internet gratuito real. Nuestros gobiernos tienen la obligación de defender nuestros intereses, crear políticas que prohíban a estas empresas el crear formas de impedir que todos nosotros tengamos acceso completo a la información.

Internet es un medio hecho por la gente y para la gente, es el reflejo de nuestra sociedad en el mundo real, no tiene dueños y es gestionado por todos nuestros gobiernos e instituciones reguladoras para asegurar condiciones favorables. Por tal razón debemos impedir que una sola empresa lo controle, que una sola empresa te diga que información debes consumir, que te impida decidir entre varios productos o servicios y que te impida competir con los servicios existentes. Si estás de acuerdo, te invito a firmar nuestra petición en Change.org no solo para que se revise Internet.org en Panamá, también para que nazcan más movimientos como este en los demás países de la región.

Crédito da imagem: (CC: BY-NC-ND) Sailing Nomad / Flickr