Hacia tierras más libres en Internet

by Digital Rights LAC on abril 6, 2015

lac 03 2014a

Las empresas prestadoras de servicios de Internet en Latinoamérica están aumentando las ofertas de planes que incluyen acceso a ciertas aplicaciones populares de forma gratuita o que no implican consumo del plan de datos. El zero rating llegó a la región y no todos estamos tan contentos.

Por María del Pilar Sáenz*

Zero rating es una práctica bastante criticada por entrar en tensión con el principio de neutralidad de la red, que hace parte de las garantías para mantener Internet libre y abierto. En general, las ofertas tienen como fin aumentar el número de usuarios de Internet con promociones que atraen a un sector muy específico del mercado: el que no tiene mucha experiencia con la tecnología y, por tanto, solo conoce los servicios más populares y los usa para interactuar con herramientas de social media al menor costo posible.

En la práctica, cuando no se garantiza el acceso en igualdad de condiciones a todo Internet, empiezan a aparecer problemas como la creación de “jardines vallados” o espacios virtuales donde las empresas tienen el control sobre las aplicaciones o el contenido disponible y la capacidad de restringirlos. Los “jardines vallados” imposibilitan que los usuarios accedan a toda la información disponible, lo que genera un sesgo en su capacidad de tomar decisiones.

También surgen problemas de competencia. Si alguien toma decisiones sobre qué programas, aplicaciones y/o recursos están disponibles, otros muchos quedan por fuera, incluidos competidores directos y nuevas propuestas que no tendrán manera de llegar a sus usuarios potenciales.

Un tercer problema es la afectación cultural. En los últimos 30 años, han emergido una serie de culturas alrededor de la red, que han luchado por mantenerla libre y abierta. Un ejemplo es la llamada “cultura hacker”, basada en los principios de la ética hacker: una serie de valores, entre ellos, el libre acceso al conocimiento y la accesibilidad. El trabajo de estas comunidades está en la base de Internet y de todas las grandes empresas que se nutren de este ecosistema. Sin acceso libre a Internet, este ciclo corre el riesgo de romperse y, en lugar de personas curiosas y activas, capaces de innovar, veremos cada vez más simples consumidores pasivos que no diferencian Facebook de Internet.

Uno de los primeros países sobre los que tenemos información del impacto de planes zero rating es Paraguay, en donde Tigo, en alianza con Facebook, ofrece desde hace más de un año un plan de Facebook gratuito. De esta alianza habló Mark Zukerberg en febrero de 2014 durante el Mobile World Congress 2014 en Barcelona: “En Paraguay estamos trabajando con Tigo, y ellos también vieron que el número de gente usando datos de la Internet creció en un 50% durante el tiempo de la asociación”.

En 2015, el caso icónico para la región es Colombia, en donde Facebook, en asociación con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y, de nuevo, a través de un acuerdo con Tigo, concertó la primera implementación en la región del programa Internet.org. Siguiendo la información de su página web, Internet.org es una iniciativa impulsada por Facebook que “aglutina a líderes en tecnología, organizaciones sin fines de lucro y comunidades locales para conectar a los dos tercios de la población mundial que no cuentan con acceso a Internet”.

En Colombia, Internet.org ofrece el acceso gratuito a 16 sitios web: 1doc3, 24 Symbols, AccuWeather, Agronet, BabyCenter & MAMA, Facebook, Girl Effect, Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación, Messenger, Mitula, Para la Vida, Su Dinero, Tambero.com, UNICEF, Wikipedia y YoAprendo. El lanzamiento del proyecto contó con la presencia del creador de Facebook. Pese a que se trataba de dar acceso a unas cuantas aplicaciones, los comunicados de prensa del gobierno y los grandes medios de comunicación anunciaron esta iniciativa como una que busca brindar acceso a Internet.

Semanas después, en el Mobile World Congress 2015 en Barcelona, Zuckerberg indicaba que “el 50 por ciento de los usuarios de datos en Colombia se han beneficiado con Internet.org”. No hay cifras oficiales que nos permitan contrastar esta afirmación. De ser así, significaría que en este momento la mitad de los usuarios de datos en Colombia no están accediendo a Internet, sino a una versión limitada y desdibujada de la red a través Internet.org.

No sabemos cuáles serán los siguientes países de la región en acoger Internet.org como parte de sus políticas de Estado. Aunque en septiembre de 2014 Zukerberg adelantó gestiones con el gobierno de México, a la fecha no hay ningún anuncio oficial. Sin embargo, en marzo de este año se comentó que para 2015 dos nuevos países de América Latina entrarán en Internet.org.

Lo que sí existe en este momento es una proliferación de planes y ofertas que incluyen accesos gratuitos a algunos servicios. En Perú hay ofertas de WhatsApp gratuito por parte de Claro. En México, Telcel mantuvo una promoción de WhatsApp gratuito desde agosto hasta diciembre de 2014 y ahora es Movistar quien ofrece un plan que diferencia el acceso a redes sociales (Facebook, Twitter, WhatsApp) y correo al resto de Internet. En Paraguay, Tigo mantiene la promoción de Facebook y WhatsApp gratis. En Colombia, además de Internet.org, los operadores también ofrecen WhatsApp gratis.

Como ya se había planteado, estos planes, promociones e implementaciones basados en prácticas de zero rating generan diversas tensiones con la neutralidad de la red. Por eso, para los defensores de estos modelos, el desarrollo de regulaciones y políticas públicas alrededor de la red podrían representar un obstáculo.

De los países de la región, Chile es el único que se ha pronunciado sobre el tema de forma clara y contundente. La Subsecretaría de Telecomunicaciones advirtió a las empresas de telecomunicaciones que, en su interpretación sobre la ley de neutralidad, aquellas ofertas comerciales que aseguran la gratuidad en el uso de aplicaciones de redes sociales específicas (u otras), como WhatsApp, Facebook, Twitter, poseen un carácter eminentemente discriminatorio al beneficiar a una aplicación específica en desmedro de su competencia. Así, la única forma en que los operadores chilenos pueden ofertar planes de zero rating es si la gratuidad se aplica a todos los oferentes de contenido de la misma clase. Esto supondría que si un operador en Chile quiere ofrecer WhatsApp gratis también deberá ofrecer Telegram, Line, Viper y cualquier otra aplicación similar.

Los demás países aún no se pronuncian. En el caso colombiano, la neutralidad de la red admite en su definición la segmentación de mercado. En la interpretación tomada por el organismo de control –es decir,  la Comisión de Regulación de Comunicaciones–, los operadores pueden ofertar planes siempre que pongan a disposición de sus usuarios una alternativa o plan tarifario que no contemple limitación alguna respecto de los servicios, contenidos o aplicaciones a los cuales puede acceder el usuario. Una interpretación de la neutralidad de la red que difiere bastante de la chilena y que supone que en Colombia tengamos planes gratis de “WhatsApp” o “Internet.org”, o planes tarifarios económicos para “chat” o para “redes sociales”, donde el operador define qué servicios incluye.

En Brasil, aún está en discusión la reglamentación del Marco Civil de Internet. Se espera que el tema de zero rating haga parte del debate sobre neutralidad de la red en ese país.

Mientras los debates y determinaciones de los países toman forma y se mantienen las discusiones internacionales sobre el tema en los diversos foros relacionados sobre Internet, las protestas que provienen de los mismos usuarios no se quedan atrás. Se han escuchado algunas voces en la región en desacuerdo con el zero rating.

En Colombia, Carolina Botero, de la Fundación Karisma, afirmó que  “Internet.org no es Internet”. En el caso mexicano, se vio con preocupación la inclusión del tema de segmentación de mercado dentro de la discusión de neutralidad de la red en la reforma de la Ley Telecom. Se plantean dudas en Brasil sobre la conveniencia de este tipo de implementaciones. En este sentido, advierten sobre la creación de “castas” en Internet y lo que supone en términos de rupturas frente a un proceso de inclusión digital.

A mi juicio, una de las reacciones más curiosas es la paraguaya. En ausencia de un marco legal que lo limite, la respuesta ha sido desde lo tecnológico. Un desarrollador paraguayo ha creado un programa que establece un túnel desde Facebook que permite navegar por todo Internet, aprovechando una vulnerabilidad en la aplicación del chat de Facebook. En palabras del desarrollador: “Todos nosotros sabemos que Internet es sobre acceder a muchos sitios, etc. Así que sentí que esta campaña [Internet.org] es una limitación seria.” Es decir, siguiendo el espíritu de quienes crearon la red, el desarrollador plantea una solución práctica para garantizar que Internet.org no limite el acceso a Internet.

En el fondo, sabemos que el objetivo de las empresas encabezadas por Facebook con Internet.org, no es altruista. Zuckerberg lo dejó bastante claro este año en Barcelona cuando afirmó: “Al finalizar queremos hacer más dinero y conectar a más personas en el proceso”. Puede que el tiro les salga por la culata. Y, siguiendo el camino paraguayo, conectar más personas permita que quienes más lo necesiten puedan salirse del “jardín vallado” creado por Internet.org y los demás planes de zero rating hacia tierras más libres en Internet.

* Física de profesión, activista por vocación. Entusiasta del software libre, de las tecnologías abiertas y de la cultura libre. Trabajo en la Fundación Karisma y soy parte del colectivo RedPaTodos y de Hackbo. @mapisaro